Una historia de superación con el golf como protagonista

Érase una vez un niño, que nació aparentemente normal.

A los pocos días su familia vió que algo no era del todo correcto.

Con 15 días de vida, entró en un hospital para no dejar de acudir el resto de su vida, con visitas periódicas, pruebas, operaciones y un largo etc.

Parecía que el niño tenía problemas.

Resultaba que iba a ser un poco especial , su corazón no se había formado del todo, le faltaba un ventrículo (ventrículo único) se denominaba la cardiopatía congénita que sufría.

Durante su corta o larga vida, sería un niño con bastantes limitaciones.

El niño por suerte y gracias a que todo fue bien, creció y creció.

Hacía todo lo que hace cualquier niño (con alguna limitación).

El destino quiso que su mayor afición fuera el Deporte (paradojas de la vida) , verdad?.

Tal era así, que de pequeño, cada fin de semana, salía con su hermano y sus padres a ver cualquier deporte, ya podía ser Fútbol, Baloncesto, Fútbol Sala, Hokey Patines, lo que fuera mientras fuese, deporte.

Llego el día, que de tanto insistir a su padre…

Papá yo quiero jugar a Baloncesto.

Pese a que su padre le decía en que no podía ser, consiguió que lo apuntara a lo que tanto él quería.

Ya pertenecía a un equipo de Baloncesto.

Dándose cuenta por él mismo, que era incapaz de seguir el ritmo de sus compañeros y de que no podía hacer esfuerzos físicos , solo pudo permanecer 15 días en el equipo, eso fue lo que duró el sueño de estar en un Deporte.

Papa, bórrame de Baloncesto porque no puedo hacerlo…

Lejos de venirse abajo por dicha circunstancia, él seguía siendo deportista, desde la distancia.

Se plantaba delante de la tele viendo un partido de Baloncesto y con una hoja de estadísticas hecha por el mismo, veía los partidos anotando cualquier cosa que pasaba en el terreno de juego , puntos, faltas, rebotes, fallos,etc.

El niño se hacía más grande, entonces decidió que como él no podía practicar deporte, que mejor manera de estar vinculado a él, que enseñárselo a los niños.

Empezó siendo monitor de niños de actividades extra escolares.

Al tiempo empezó a ser ayudante de un entrenador de Baloncesto con niñ@s.

El año siguiente, ya tenía era entrenador de su equipo de baloncesto.

Luego con el tiempo y gracias a sus amigos-compañeros-monitores llego al mundo del Balonmano , donde permaneció como delegado de diferentes equipos bastantes años.

Junto con esos amigos, pasó algo mágico para él, descubrió que podía practicar un deporte…

Podía practicar el GOLF.

En especial, el Pitch & Putt (igual que el golf, pero con distancias más cortas).

Decidió aprender a jugar, poco a poco iba mejorando hasta que llegó el día que se presentó a la pequeña prueba de Handicap, consiguiendo así poder estar federado para poder jugar torneos.

Al tiempo recibió la llamada del hospital para operarlo por segunda vez de su pequeño problema en el corazón.

Pasó años difíciles con complicaciones, pastillas, controles…

Durante esos años, dejo de practicar el golf.

Hasta que después de 15 años, y gracias al apoyo de su familia, amigos y pareja.

Decidió volver a coger los palos de golf.

Volvió a sentirse deportista dentro de su limitación.

En pocos meses ganó su primer torneo de la categoría a la cual pertenecía.

Y hasta donde yo se, va a seguir intentándolo, llegue donde llegue. ️‍


Esta es la historia de Daniel Avilés.

Le conocí hace un mes, casualidades de la vida, fue el ganador de uno de los premios del Concurso de Wilson Golf Spain que realizamos para el Masters de Augusta.

Fue el ganador de la bolsa de palos Wilson, personalizada con su nombre.

Cuando hablé con él para decirle que había ganado la bolsa, no se lo creía.

Quedamos en que me mandaría una foto cuando la recibiera.

Cuando por fin, me la mandó, me dijo si podía contarme una historia.

Lo que no sabía era que sería SU HISTORIA.

Mientras yo la iba leyendo, se me iba haciendo un nudo en el estómago cada vez más grande.

Cuando terminé de leerla, le pregunté.

Ese niño, eres tú, verdad¿?

El me dijo que sí y yo le dije que, que su historia debía servir como inspiración a otros muchas personas.

Esta es la historia de Dani Avilés y esto es, por lo que el GOLF es tan maravilloso.

Este artículo hace que todas y cada una de las horas que he trabajado en Hablemos de Golf, hayan merecido la pena.

Espero que no sea la última historia que os cuente.

Si tienes alguna historia que merezca ser contada, por favor comenta este artículo y me pondré en contacto contigo.

GRACIAS DANI, HACES QUE EL GOLF SEA GRANDE POR PERSONAS COMO TÚ.

Puntúa este artículo

65 puntos
Votaciones Votación negativa

Votos totales: 67

Votos positivos: 66

Porcentaje de votos acumulados: 98.507463%

Votaciones abajo: 1

Porcentaje de votos decrecientes: 1.492537%

Deja una respuesta
  1. Preciosa historia de superación, un saludo para Daniel y me alegro de que haya conseguido realizar un deporte en el cual se sienta bien.

  2. Que historia más bonita 👍👍 Antes Golf Digest tenía una sección llamada el golf me salvo la vida y eran historias tan bonitas como esta
    Me encantan tus correos sigue así

  3. Increible, es una bonita historia, llena de humanidad y de vida.
    Aunque no es una historia tan bonita, me gustaria contarte, la historia de como empezo el golf en nuestra ciudad, es una historia de perseverancia, hoy tenemos un coqueto campo de 9 hoyos.
    Un saludo.

  4. una historia que compartirla con los demas ayuda a dar importancia a lo que realmente tiene valor . gracias daniel por tu valentia y ti abel por compartila

  5. Que gran historia. Un placer haberla leído y saber de ti Daniel. El golf es grande como la gente que lo practica. Se que hay más gente con algún que otro problemita de salud. En mi región tenemos a JUAN Postigo que es un gran referente. Gran deportista y mejor persona . Mi admiración para todos. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Por qué gastar dinero y tiempo para que su hijo haga deporte?

Lo mejor del golf en Twitter: ¡Llega The Players!