LO QUE APRENDÍ DE MIS PADRES

Ya sabes, de vez en cuando me gusta hacer artículos de cosas que no tienen nada que ver con el mundo del golf.

No sé, igual parte de esas historias hacen que hoy este aquí junto a tí.

Esto que te voy a contar no lo aprendí en ningún Podcast, no le leí en ningún blog de desarrollo personal ni en ningún post motivacional de Instagram, esto, lo aprendí de mis padres.

¿CÓMO EMPEZÓ TODO?

Mi padre practicamente toda su carrera profesional lo hizo en la misma empresa, curiosamente estaba justo al lado del colegio a donde fuí de pequeño.

Llegábamos a las 8:30 y nos íbamos andando con un balón de baloncesto.

Yo entraba a las 9.00.

Allí estábamos mi padre pasándome el balón y yo tirando desde todos los lados a la canasta de los de mi edad. Después cuando crecí un poco más, a la de los mayores.

Cuando digo que tiraba a la de los mayores, yo no tenía edad ni fuerza para llegar al aro, pero me ponía más cerca 😉

Eso me marcó un poco y te explico.

Todos los días íbamos a la misma hora y tirábamos a la misma canasta, sabes lo que pasó…que jugaba al baloncesto impresionantemente bien (sin ser sobrado).

Mi madre siempre lo decía:

Hijo, el mejor deporte que has hecho en tu vida y que más he disfrutado viéndote, ha sido el baloncesto.

Como era bajito, jugaba de ¨base¨ pero otra de las cosas que me enseñó mi padre es a hacer ejercicio desde muy pequeño.

Quisiera o no, nos íbamos a correr todos los días…a los puentes como nosotros lo llamábamos.

Pensándolo ahora, la verdad es que hay pocos sitios más bonitos en Talavera para salir a correr.

Pues nosotros lo hacíamos todas las noches.

Eso me vino muy bien para la asginatura de educación física, sacaba siempre ¨sobresaliente¨…bueno, eso cuando no la liaba y me explico.

Hubo un trimestre que la líe muy gorda, no entraré en detalles, pero era un poco ¨cabroncete¨ y el profesor de educación física me puso ¨suficiente¨ de nota.

Lo recuerdo como si fuera ayer, porque fui el mejor en el Test de Cooper, en abdominales, en lanzamientos con el balón medicinal y en rapidez de obstáculos.

Creo que mi profesor pensaba suspenderme pero le dió hasta vergüenza.

Resulta que el profesor de educación física también era mi entrenador de baloncesto.

Casualidades de la vida, este profesor me lo encontré hace poco jugando al golf y me dijo que estaba enganchado.

Casualidades de la vida también, mi otro entrenador de baloncesto era el primo de las que es hoy mi mujer.

Por lo que el baloncesto y yo hemos tenido una relación que ha sido mucho más que un deporte.

Dicho esto, que fue lo primero que me enseñó mi padre.

HACER DEPORTE, FUERA CUAL FUERA.

SABER DEJARLO A TIEMPO

Resulta que el baloncesto lo dejé por el tenis, cosa que creo que ¨jodió¨ bastante a mi entrenador, el que era profesor mío de educación física 😉

Pero es que no podía compatibilizar los dos deportes.

Entrenaba todos los días al tenis, 2 horas y los fines de semana jugaba torneos.

El tenis se me daba bien, mucho peor que al baloncesto pero ganaba mis torneos, campeón de Toledo, Subcampeón de Castilla La-Mancha y en Madrid me defendía.

Así que hubo un equipo de Madrid, que me fichó jajaja por decirlo bonito.

Fué el Club de Tenis Las Lomas.

Hubo un momento que decidí probarme en plan intensivo en Barcelona, que era la meca del tenis.

Me fuí todo un mes de Julio, entrenaba 7 horas al día y estaba interno en un piso cerca de Las Ramblas.

Le dije a mi padre, vamos a intentarlo con los mejores a ver si soy tan bueno como parece.

Mi primer torneo en Barcelona, perdí en primera ronda y me metieron un 6-0, 6-0 lo que llaman en el argot, una bicicleta.

El segundo torneo que jugué fue más de lo mismo.

Cuando terminé el Intensivo, le dije a mi padre:

Se acabó el tenis.

Lo segundo que me enseñó:

SABER DEJARLO A TIEMPO.

TENDRÁS QUE IR A BUSCARLO

En Febrero de 2008 me fuí de Palomarejos Golf.

Llevaba 4 años y medio en los que había aprendido un montón, había trabajado más y me había dado cuenta de que me apasionaba el golf.

Llegué un día y le dije a mis padres, mañana me voy de Palomarejos Golf.

Imaginaros lo que es una para una familia como la mía.

Director Adjunto del campo de golf de Talavera, trabajando en lo que te gusta, con un sueldo que te permite vivir muy bien en la ciudad donde vives….

Creo que les dí un disgusto.

Pero siempre recordaré lo que me dijo mi madre:

Hijo, has tenido lo que tienes que tener para irte estando en esta situación, pero tendrás que hacer lo que tengas que hacer para irte a buscar trabajo donde haga falta.

En Septiembre de 2008, entre como Director de Golf Negralejo y una cosa que muy poca gente sabe….sigo viviendo en Talavera…por cierto estamos a 2019….ya van 11 años.

Lo tercero que me enseño mi madre:

LAS DECISIONES TIENE CONSECUENCIAS

Hay muchas más cosas que evidentemente me enseñaron mis padres, pero creo que estas 3, me han marcado.

Mi forma de actuar, pensar y decidir me han ayudado mucho saber valorar las cosas, el esfuerzo que supone, cuando dejarlo y las consecuencias de tus actos.

Ya sabes, no es un artículo de golf, pero espero que te hayas sentido reflejado en alguna de las enseñanzas.

¿Y tú, que es lo que aprendiste de tus padres?

Respóndeme en los COMENTARIOS DEL ARTICULO, a continuación.

Un comentario

Deja una respuesta
  1. Hola, Abel. Me has impresionado, realmente tus padres te conocían bien y has tenido buenos asesores. Sigue así y mucha suerte te lo mereces. Un fuerte abrazo

  2. Majo, cuando cuentas historias vividas por ti, tienes un estilo que llega. Enhorabuena por el artículo y por los mejores consejeros que has tenido en la vida.
    Un fuerte abrazo.

  3. Muy bueno Abel ,tuviste suerte con el apoyo de tus padres y elrepeto a tus decisiones , cuando hay padres que quieren que sus hijos practiquen eldeporte que fue la frustraccion de ellos ! Mis padres no me apoyaron tanto pero me dejaron decidir en mis elecciones !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

365 DÍAS SIN DESCANSAR O CÓMO GOLF PADERNE ES UN EJEMPLO A SEGUIR

EL ÍNDICE DE RECOMENDACIÓN EN UN CAMPO DE GOLF